a
Revista ContraIncendio 2017
HomeCiencia y +Válvulas de control hidráulico

Válvulas de control hidráulico

image_pdfimage_print

Cuando un incendio ha comenzado, la atención inmediata es clave para salvar la vida humana o mitigar los daños a la propiedad. Los sistemas contra incendio a base de agua que usan válvulas de control hidráulico son una eficiente y rápida solución.

 

Cualquiera que sea el servicio que presta una instalación, ésta debería contar con sistemas de protección contra incendio, pues en la mayoría de los casos, el costo de inversión de un sistema de protección a base de agua es mucho más bajo en comparación con el costo de los daños ocasionados por un siniestro.

Para proteger contra incendio una instalación se comienza determinando la clasificación del riesgo, cuando es posible atenderlo usando agua, puede utilizarse un mecanismo sencillo, como lo es el uso de una red de agua contra incendio con válvulas de control hidráulico y rociadores; dichas válvulas han sido usadas durante muchas décadas por su sencillez y eficiencia en su operación, ya sea en instalaciones habitacionales, comerciales e industriales. En general, el resultado siempre es positivo. Son conocidas por varios nombres, algunos de los más usados son: válvulas de control hidráulico, válvulas automáticas de control y válvulas de diluvio por mencionar algunos.

Estas válvulas suelen ser de dos tipos, diafragma o globo, son de construcción sencilla y operan usando la misma presión de la red hidráulica contra incendio. Se componen de una válvula mecánica acoplada a un trim de control hidráulico (ver Figura A), como requisito indispensable el conjunto válvula – trim de control debe ser a prueba de fugas, lo que implica sellar el cuerpo de la válvula mediante un diafragma de material elastomérico, es decir, que no incluye metales en su composición y tiene un comportamiento elástico. Deben abrir y cerrar de forma rápida y sin provocar golpe de ariete, uno de los principales causantes de averías en tuberías e instalaciones hidráulicas, o fenómenos parecidos. Son tan versátiles que pueden activarse de forma local, en sitio, o integrarse a un sistema de detección de gas y fuego controlado por algún PLC o tablero de control y activarse de forma automática. Debido a su relevancia en los sistemas contra incendio, la mayoría de estas válvulas se solicitan con algún listado de aprobación que sea respaldado por un laboratorio reconocido, tal como recomienda NFPA para garantizar su desempeño ante una emergencia; entre los más comunes se encuentran UL, FM, ULC, Lloyds, ABS, DNV.

 

 

Las válvulas de control automático se encuentran normadas por NFPA para su operación, instalación y mantenimiento; cuando operan en instalaciones industriales como bodegas, terminales de almacenamiento de combustibles, plantas industriales o de proceso, plataformas marinas, industria aeroportuaria o minera, comúnmente lo hacen en conjunto con un controlador electrónico programable o un tablero de control y dispositivos de detección de fuego y/o calor, como dispositivos iniciadores; estos elementos enviarán una señal al controlador programable para que mediante una señal eléctrica active la válvula de control hidráulico, una vez que la válvula ha sido abierta, el agua mojará los espacios o equipos involucrados en el fuego, con la intención de permitir la evacuación del personal del área, antes de que se propague el fuego y también para evitar que éste se extienda o incremente su magnitud.

Existen muchas aplicaciones en donde las válvulas de control hidráulico pueden ser usadas, las combinaciones para su selección son diversas, en la (Tabla 1) se ejemplifican algunos de los usos más comunes.

 

Lee más en la edición mayo-junio 2018.

 

 

 

image_pdfimage_print
Compartir en:
Evalúa el artículo

lectores@revistacontraincendio.com

Sin comentarios

Deja un comentario