a
Revista ContraIncendio 2017
HomeEn el interMéxico y Estados Unidos aliados ante las emergencias

México y Estados Unidos aliados ante las emergencias

image_pdfimage_print

En busca de la profesionalización, bomberos de diversas corporaciones de México, se están entrenando técnica y teóricamente, a través del Comando Norte de los Estados Unidos para mejorar su capacidad de respuesta ante accidentes a los que se enfrentan día a día.

Puerto Interior, Silao, Guanajuato, México. Hay cuatro escenarios de emergencias: uno, autos colisionados, personas atrapadas entre los fierros de los vehículos desesperadas por salir, mientras los bomberos maniobran con máquinas eléctricas y manuales para poder rescatarlas.

A unos metros en el escenario dos, un grupo de bomberos se enfila para recibir el piton de una manguera conectada a una bomba de alta presión, una oportunidad de probar su destreza para controlarse a sí mismos, así como controlar el objeto haciendo chorros de neblina, cono y directo, que desvanecen el fuego a contra reloj.

En el tres, el estrés aumenta y el desastre se aproxima, la visibilidad es casi nula, los bomberos ahí presentes caminan cautelosos mientras las gotas de sudor brotan sobre sus rostros, un paso en falso y el recipiente con el material peligroso que buscan extraer del edificio los hará salir disparados.

En el cuarto, la pena y la gloria se hermanan con la entereza, sobre su cuerpo cinco bomberos visten con ropa de seguridad de más de 30 kilos, parece que flotan cuando caminan. Pero en realidad es un circuito de resistencia: aspiran el aire de sus tanques de aire, mientras cargan objetos bromosos, hacen 4 vueltas, entre sentadillas, lagartijas y cuclillas, al tiempo que depositan los objetos en cajas.

“¡Dale con todo! ¡Continua!”, dice con voz quedita pero firme Jonathan Urbina, uno de los 20 bomberos que conforma este entrenamiento, dirigido por miembros del Comando Norte de Estados Unidos y por la Coordinación de Protección Civil de la zona de Bajío.

Mejor logística y coordinación de acciones

Centrado en los estándares, protocolos y procedimientos de la NFPA, el entrenamiento bilateral ha cubierto todo el país, si consideramos las tres fases anteriores del PACE que inicio hace 4 años y emana del “Acuerdo entre el Gobierno de los Estados Unidos de América y el Gobierno de los Estados Unidos Mexicanos sobre cooperación en la administración de emergencias en casos de desastres naturales y accidentes”

Copresidido por grupos de trabajo de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE)y la Secretaría de Gobernación (SEGOB) de parte de los Estados Unidos Mexicanos, y los departamentos de Estado y de Seguridad Interior de los Estados Unidos de América.

Suscrito en 2008, el acuerdo implica prevenir, mitigar y atender las amenazas potenciales en cada territorio, así como hacer frente de manera competente a las emergencias en caso de desastres naturales y accidentes antrópicos, los cuales pueden causar la pérdida de vidas y bienes.

El Ingeniero Isac Olivas, Especialista en Ayuda Humanitaria del Comando Norte de los Estados Unidos y Coordinador en México de la realización de este entrenamiento, señala “Nuestros programas van enfocados a las propias necesidades y solicitudes, apegadas a las leyes y políticas del gobierno de México, donde la planeación y la ejecución son equivalentes durante el proceso de aprendizaje”.

En ese mismo sentido, el Coordinador de Protección Civil del Estado de Guanajuato, Luis Antonio Güereca indica “Entre los dos países buscamos fortalecer las capacidades, primero, en el personal de bomberos para que pueden tener los conocimientos y herramientas necesarias al atender las actividades del día con día n, accidentes y desatres ender dmero, en el personal que puedan tener los conocimientos y herramientas necesarias para atender den temas de prevención, atención de emergencias, accidentes y desastres. Además, están recibiendo equipamiento para sus diferentes municipios de parte del Comando Norte”.

El Chief Juan Enrique Delgado, líder del Grupo de Instructores Especialistas en Atención de Emergencias del Comando Norte de los Estados Unidos explica “Hemos tenido muchos entrenamientos bilaterales en tendencia de emergencias, porque verdaderamente cuando hay una emergencia no es el tiempo de hablar sino de actuar. Katrina en el 2005 en Luisiana afecto de tal manera a Estados Unidos que solicitamos apoyo de otras naciones, entre ellas México y como somos vecinos y tenemos una frontera en común más vale ayudarnos uno al otro cuando pasan este tipo de acontecimientos”.

El entrenamiento dirigido por miembros del Comando Norte corresponde al Convenio de Cooperación en la Administración de Emergencias en Casos de Desastres Naturales y Accidentes, firmado en 2008 por los gobiernos de México y Estados Unidos.

En la primera fase, el Comando Norte inició con temas administrativos como: recursos humanos, presupuestos, diseño de planes estratégicos de coordinación a corto y largo plazo. En una segunda fase, entrenaron a los mandos medios para qué supieran como comunicarse con sus colaboradores, de igual manera fueron capacitados en atención y respuesta en el campo de trabajo. La tercera fase consistió en hacer tareas específicas para manejar su desempeño, identificando lugares, por ejemplo, escenarios con materiales peligrosos, búsqueda y rescate en espacios confinados, o en sitios con poca visibilidad. En esta última fase en enero de 2017, realizaron tareas específicas con materiales peligrosos, uso de equipo de rescate vehicular, uso de bombas de alta presión contra incendios y uso del equipo autónomo respiratorio.

El Chief Delgado añade “Su voluntad y su entrega es fantástica, su habilidad y su corazón son enormes. Sólo hace falta enseñarles donde empezar y a donde llegar […] es un orgullo para nosotros ser testigos de ese trabajo. Por eso el éxito del entrenamiento es que, al regresar a su comunidad, los bomberos compartan este conocimiento con sus compañeras y compañeros”.

Los Claroscuros de los Bomberos Mexicanos

El combate de incendios y el rescate están vinculados al quehacer del bombero como un servicio público. Sin embargo, el estado funge como auspiciante del proceso de entrenamiento para dichos bomberos, pero no es un catalizador formal del servicio que estas corporaciones otorgan a la ciudadanía, y sí a esto se suma la falta de concientización del riesgo de parte de la sociedad, la vulnerabilidad es más notoria.

Si bien es cierto, México se ha destacado en los últimos años por tener una respuesta efectiva en materia de desastres de origen natural como sismos o huracanes, aún hay un camino por recorrer, exclusivamente en la concietización del riesgo en asuntos relacionados con accidentes por causa humana, como los incendios.

El trayecto parece esperanzador, y mientras se reconoce su empeño y compromiso, es preciso seguir avanzando en su desarrollo fuera y dentro del campo de emergencias y desastres, encomendados a seguir aprendiendo sobre normativas, códigos y reglamentos que permitan una práctica profesional segura, eficiente y eficaz.

“Afortunadamente e independientemente del estatus que posea el bombero —contractualmente—, están haciendo un esfuerzo, al punto que beneficiarán paulatinamente a otros bomberos con su disposición a este tipo de entrenamientos bilaterales” indica Isac Olivas.

La próxima meta, será tener el respaldo de la sociedad. Y quizá esta última no ha caído en cuenta de la importancia de este servicio debe ser de manera integral, ya que no siente que lo necesite por la falta de conciencia del riesgo, empero en la medida que esta creencia vaya desapareciendo, aumentará la exigencia de un servicio con bomberos entrenados, y lo mejor es que ya se está trabajando en ello.

La Sección de Ayuda Humanitaria del Comando Norte de Estados Unidos colaboró con el Gobierno de Mexico a través de la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AMEXCID) de la Secretaria de Relaciones Exteriores y dependencias del Gobierno Federal como: la Coordinación Nacional de Protección Civil y la Policía Federal de la Secretaria de Gobernación, el Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (InDRE) de la Secretaria de Salud, Instituto Mexicano del Seguro Social, entre otros, para llevar a cabo, durante el 2016 y 2017, diferentes proyectos como: entrenamiento y equipamiento para equipos de búsqueda y rescate acuático; entrenamiento y equipamiento para equipos de búsqueda y rescate urbanos; entrenamiento sobre salud conductual en desastres; donación de un Secuenciador genómico de ADN, así como algunos proyectos especiales para apoyar personas vulnerables en orfanatos, albergues, clínicas, etc.

Por: Dulce María Negrete Ramos

image_pdfimage_print
Compartir en:
Evalúa el artículo

lectores@revistacontraincendio.com

Sin comentarios

Deja un comentario