a
Revista ContraIncendio 2017
HomeMundoSitios de reunión pública ¿realmente seguros?

Sitios de reunión pública ¿realmente seguros?

image_pdfimage_print

Cuando de seguridad se trata, no es necesario inventar el hilo negro, pues se puede echar mano del trabajo realizado en otros países, como Estados Unidos, para blindar de seguridad sitios de reunión pública en México.

Quien no de vez en cuando, después de una jornada ardua de trabajo se da un tiempo para ir a tomar un trago a su sitio preferido. Pero, nos hemos preguntado, ¿qué tan seguro es el sitio que acostumbramos a visitar en caso de un siniestro? Pues, precisamente este artículo pretende mostrar que tan seguros podrían o no ser los sitios de concentración (reunión) pública.

De acuerdo al Código NFPA 101, Seguridad Humana, la seguridad contra incendios en ocupaciones para reuniones públicas, se define como: “una ocupación (1) utilizada para reunir a 50 o más personas para deliberación, adoración, entretenimiento, comidas, tragos, esperas de transporte, o usos similares; o (2) utilizada como sitio de entretenimientos especiales, sin importar la carga de ocupación”.

Las ocupaciones para reuniones masivas pueden incluir lo siguiente: armerías, salas para asambleas, auditorios, clubes, salones de baile, establecimientos para tragos, y salas de exhibición entre otros.

Desde el punto de vista de la NFPA, la Seguridad Humana (Life Safety), se refiere a todos los aspectos de un edificio que representan peligro a la seguridad de sus ocupantes debido al fuego (incendio). Bajo este concepto, es que los requerimientos para edificios (estructuras) nuevos y existentes (menos estrictos) de acuerdo a su uso u ocupación desde el diseño, se enfocan a la prevención de incendios (inicio), propagación (mediante la naturaleza o resistencia al fuego de los elementos constructivos, compartimentación y ventilación), evacuación (medios de egreso), protección contra incendios (extinción, detección y notificación) y señalización, deberán estar enfocados a proveer a los ocupantes de un grado razonable de seguridad.

Para lograr lo anterior, la NFPA no sólo cuenta con el código 101, sino también  con los siguientes documentos.

Documentos de apoyo para la protección en sitos de concentración pública
NFPA 1, Código de Incendios
NFPA 1126, Norma para el uso de Pirotecnia ante la proximidad de una audiencia
NFPA 5000, Código de Edificación y Seguridad

De entre los sitios de concentración pública que más impacto ante la sociedad han causado por el número de víctimas mortales por incendio, se encuentran los centros nocturnos. Desgraciadamente han ocurrido en diferentes partes del mundo.

Ahora bien, de acuerdo a la NFPA los elementos en común que se debieron haber evaluado para evitar, en el mejor de los casos el incendio, controlar su propagación, así como disminuir el número de víctimas son:

1 Fuentes de ignición

Hay un número de posibles fuentes de ignición en lugares de concentración pública. Los incendios ocasionados por los llamados “fuegos controlados” (por ejemplo, fuegos de alcohol o de alcohol sólido en restaurantes, llamas utilizadas para efectos especiales en teatros) están bien documentados. El control de otras fuentes de ignición no intencionales son, también, de crucial importancia. Estos incluyen la pirotecnia –uso seguro de exhibidores de pirotecnia en espacios cerrados y abiertos, llama abierta– controles para uso seguro de dispositivos de llama abierta, incluyendo equipos de cocina y calefacción.

2. Mobiliario y acabados interiores

Controles con base a las características de propagación de las llamas; la evaluación de los acabados interiores existentes es a menudo difícil. Donde las características de la propagación de las llamas no puede ser determinada, el material en cuestión debe ser retirado o tratado con retardantes de llama certificados. Donde el tratamiento no puede reducir la propagación de las llamas a los límites requeridos, deben proveerse rociadores automáticos para ayudar a compensar la deficiencia.

El propósito de los requerimientos en los acabados interiores es para desacelerar la propagación de las llamas, a través de estas superficies para dar tiempo adicional a los ocupantes para reubicarse o evacuar el edificio.

Prueba de incendios –con el objeto de evaluar las características de la propagación de las llamas y del desarrollo del humo de los acabados interiores– superficies expuestas en paredes, cielos rasos, y pisos dentro de los edificios.

La carga de ocupación es el número anticipado de personas que ingresará al edificio es una función de la intención de uso del lugar. Basados en este valor calculado, se derivan otros criterios, como el número de salidas y el ancho de las mismas.

3. Protección contra incendios en el sitio.

Sistemas de alarmas contra incendios. Esto incluye medios para la detección del fuego, iniciación de la alarma y /o sistemas de supresión, y notificación a los ocupantes.

Sistemas de rociadores automáticos –los sistemas de rociadores automáticos son requeridos en la mayoría de las ocupaciones nuevas y en muchas existentes. Son los mejores sistemas de extinción de incendios, ya que no dependen del factor humano para su funcionamiento.

Extintores de incendios portátiles. Los extintores deben ser provistos en tipos específicos de ocupaciones para reuniones masivas y,  sólo deben ser utilizados por personal entrenado adecuadamente.

4. Salidas

Carga de Ocupación. El número anticipado de personas que ingresará al edificio es una función de la intención de uso del lugar. Basados en este valor calculado, se derivan otros criterios, como el número de salidas y el ancho de las mismas.

Número y disposición de las salidas. En términos generales, se requieren al menos dos salidas en cada edificio. En un sitio de concentración pública, es también importante que la entrada principal y salida tenga el tamaño adecuado para acomodar a la mitad de la carga ocupacional.

Las señales de ruta de evacuación. Son necesarias para identificar las salidas y dirigir a los ocupantes para llegar a esas salidas. Esto incluye la ubicación de tales señales y su iluminación.

Alumbrado de emergencia. Cuando se produce un incendio, la visibilidad es un factor clave que puede afectar la reacción de los ocupantes ante una situación de emergencia y su habilidad para desalojar el sitio.

Comunicar la carga máxima ocupacional. La señalización indicando la capacidad máxima permitida de ocupantes para un edificio o un espacio dentro del edificio.

Ahora bien, ¿qué es lo que en México requiere la legislación respecto a la seguridad humana en los lugares de concentración pública?, para responder esta pregunta, debemos recurrir a los reglamentos de construcción de las entidades federativas e incluso de los municipios. De los cuales el de la Ciudad de México (Distrito Federal) ha servido de modelo y referencia para aquellas entidades que carecen del mismo.

Desgraciadamente, no establecen los requerimientos mínimos necesarios, quedando simplemente mencionado de la siguiente manera “deben contar con las instalaciones y los equipos necesarios para prevenir y combatir los incendios”.

Como centros de trabajo que son los lugares de concentración pública, la NOM-002-STPS-2010, ahora en revisión, desestima el uso de rociadores automáticos por su “alto costo”.

Recientemente, AMRACI ha participado en la elaboración de la Norma Mexicana NMX-S-066-SCFI-2015 Seguridad-Equipo de Protección Contra Incendio–Sistemas Fijos–Sistemas de Rociadores Automáticos–Diseño e Instalación, basada en la NFPA 13, Norma para la Instalación de Sistemas de Rociadores, Edición 2010, como un intento de incrementar el uso de rociadores automáticos en México, que será de carácter obligatorio sí  alguna licitación pública de nivel nacional lo solicita. Sin embargo está supeditada al requerimiento por otras normas, reglamentos o leyes, y no será obligatoria en tanto no sea incluida en la NOM-002-STPS o tome el carácter de NOM.

Las compañías aseguradoras y sus reaseguradores extranjeros, son los que de alguna manera han contribuido a que los lugares de concentración pública sean más seguros, desde hace algunos años y cada vez más hacia el futuro. De ahí la tendencia de adaptar, si de adaptar, no de copiar los códigos y normas de la NFPA a la realidad de nuestro país y obtener con ello sitios más seguros desde el punto de vista de la seguridad humana.

Cuando uno incursiona un poco en los requerimientos de las normas NFPA de seguridad humana en lugares de concentración pública, en verdad dejaríamos de visitar muchos de ellos por carecer de lo más mínimo en esa materia.

Por eso lo invito a incursionar en este tema de Seguridad Humana, las normas, códigos, reglamentos  y demás documentos son de libre acceso y en caso de dudas consultar con los profesionales de Seguridad Contra Incendios, muchos de ellos son parte de AMRACI.

Por: Raúl Sánchez

image_pdfimage_print
Compartir en:
Evalúa el artículo

lectores@revistacontraincendio.com

Sin comentarios

Deja un comentario