a
Revista ContraIncendio 2017
HomeCiencia y +El enigma del fuego griego

El enigma del fuego griego

image_pdfimage_print

A ciencia cierta no se sabe de qué estaba compuesto, pero el fuego griego fue un arma mortal usada para conquistar territorios.

El fuego griego era considerado como un arma mortal utilizada por el Imperio Bizantino a partir del siglo VI. Frecuentemente, sus embarcaciones almacenaban esta sustancia para lanzarla al enemigo. Gracias a esta invención, consiguieron muchas victorias y el repliegue de las tropas árabes.

Nadie podía soportar un ataque con el fuego griego, bastaba una flecha impregnada y lanzada a la embarcación rival para que ésta ardiera, su alrededor e incluso la superficie del agua.

Poco a poco este elemento se fue incluyendo en las catapultas y en los objetos utilizados para asediar fortalezas. Uno de las herramientas más utilizadas erá el lanzallamas, creado por medio de un bastón unido a un depósito que contenía el preciado líquido, cuando el enemigo se acercaba éste se accionaban antorchas o flechas que procovaban el fuego.

Se presume que el fuego griego contenia petróleo en bruto para que pudiera flotar sobre el agua; azufre, generador de vapores tóxicos al estar en combustión; cal viva, que en grandes cantidades mantiene el calor al estar en contacto con el agua; resina, catalizadora de la combustión; grasa para juntar todo los elementos mencionados y nitrato potásico o salitre, que permitía que la llama ardiera bajo el agua liberando el oxígeno.

Se cree que fue creada por  Callicinus de Heliópolis, aprediz de la mezcla en Alejandría.

El fuego griego, muy socorrido en batallas navales, era el arma más eficaz, causante de grandes destrozos materiales y personales que mantenía un halo de misticismo, superstición  y pánico entre los soldados, al ser considerado producto de la brujería.

Hoy pese a la tenología y a los descubrimeintos que ésta trae consigo,se sigue especulando respecto al enigma de aquel fuego.

Por: Dulce Negrete

image_pdfimage_print
Compartir en:
Evalúa el artículo

dulcenegrete@revistacontraincendio.com

Sin comentarios

Deja un comentario