a
Revista ContraIncendio 2017
HomeLo + PopularEl efecto de los incendios en el calentamiento global

El efecto de los incendios en el calentamiento global

image_pdfimage_print

El efecto de los incendios en el calentamiento global

El fuego, es un fenómeno producido por  la emisión de calor y de luz, frecuentemente, acompañado por llama. Mientras que un los incendios , arden de manera fortuita en grandes proporciones, provocando y destruyendo cosas que no están destinadas a quemarse.

Los incendios forestales se definen como “procesos de perturbación ecológica  con una distribución global heterogénea y que están controlados por la coincidencia de tres requerimientos  básicos: los recursos vegetales que se van a quemar, las condiciones ambientales que promueven la combustión y la ignición”.

México contiene extensiones de matorrales que abarcan el 25.98 por ciento del territorio, mientras que los bosques, selvas, granjas y pastizal, cubren el 17.52  por ciento, 14.24 por ciento, 13.52 por ciento y 13.25 por ciento, respectivamente. Considerando que existen estos diferentes tipos de vegetación, las emisiones que emanan de un incendio forestal incluyen un amplio espectro de gases y partículas que se elevan a la tropósfera e incluso a la atmósfera.

De acuerdo con el documento “Estimación de las emisiones de gases de efecto invernadero y carbono negro por los incendios forestales en la corona regional de la Ciudad de México”, desarrollado por la licenciada Estefanía Bulnes Aquino. Los incendios forestales están entretejidos en el sistema de la Tierra en afinidad con el clima, con la composición atmosférica y con la calidad del aire. Es decir, las emisiones generadas por los incendios forestales forman parte de los gases de efecto invernadero y partículas de aerosoles.

Mientra que, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) consideran que los principales gases de efecto invernadero en la atmósfera de la Tierra emitidos por la actividad humana a nivel mundial son: el Dióxido de carbono (CO2), el metano (CH4) y el óxido nitroso (N2O).

La Lic. Estefanía Bulnes, cita en su documento que, el carbono negro liberado en partículas (PM), es un componente del hollín, producido principalmente por la quema incompleta de combustibles fósiles como el petróleo, la gasolina y el diésel, así como la biomasa que se quema en un incendio, sea ésta materia vegetal, madera o carbón. Además, es un forzador del clima, el segundo  después del CO2 a escala global. De hecho, se estima que los incendios forestales, omitiendo la roza, tumba y quema, aportan la mitad de las emisiones globales de carbono negro y monóxido de carbono (CO).

En nuestro país se registran alrededor de 7 mil 650 incendios forestales  al año, con un promedio de 263 mil  115 hectáreas afectadas. Los incendios generan la degradación del suelo, de los ecosistemas,  la deforestación  e incentivan el cambio de uso de suelo, dado que el crecimiento demográfico, la densidad y la distribución de la población, son causas (indirectas) de la pérdida de cobertura forestal. También la tala se suma a esta situación, pues la ausencia de vegetación reduce los sumideros de CO2.

La Mtra. Xochitl Cruz Núñez, del Grupo de Cambio Climático y Radiación Solar del Centro de Ciencias de la Atmósfera de la UNAM, que participó en el 5º reporte de Evaluación del IPCC, señala que el 98 por ciento de los incendios forestales son provocados por el hombre, ya sea para cambiar el uso de suelo  de forestal a agrícola o a ganadero o también a urbano, estos últimos para desarrollar conglomerados.

Tanto los incendios forestales como los incendios urbanos son procesos de combustión donde se quema materia, pero la forma cómo se quema depende del viento, por ejemplo cuando hay mucho viento la combustión no es tan eficiente, hay menos temperatura y el humo es más claro, pero si no hay tanto viento la combustión aumenta su eficiencia, es decir, hay más temperatura y  el humo es más negro.

En otras palabras, la Mtra. Xochitl asevera que si la combustión es muy eficiente esa materia se va a quemar mucho y va a dar origen al humo negro, que tiene una gran cantidad de compuestos tóxicos a la salud, el medio ambiente y que exacerban el cambio climático. Contrario a lo anterior, si la combustión no es muy buena se van a liberar compuestos más pesados, menos desdoblados que igual pueden ser carcinógenos.

El humo negro tiene este color por sus partículas que son negras en su centro de carbono. Su gama de acción es extensa tanto en el ser humano como en el medio ambiente.

La posgraduada manifiesta que en el caso de los incendios urbanos que se dan, por ejemplo,  por causa de una explosión por pirotecnia o dentro de las instalaciones de una industria, generan una gran temperatura y por lo tanto una gran emanación de carbono negro.

“Una actividad pirotécnica establecida mediante una serie de puestos de materiales pirotécnicos en medio de un conglomerado urbano, es una situación de alto riesgo que debe de estar sujeta a un control de riesgo muy alto con una zona de amortiguamiento, manteniendo a distancia lejana  áreas  de población como escuelas,  casas habitación, asilos,  tiendas, etc., empero en México no se tiene esa educación y si hay una regulación, por lo mismo no se cumple”, puntualiza Cruz Núñez. 

Cruz Núñez añade que el carbono negro es el causante principal del  derretimiento de los polos en el ártico y de los glaciares de nuestros volcanes ya que se depositan en el hielo y lo derriten debido a que es un material caliente al ser negro absorbe una gran cantidad de radiación y promueve su derretimiento. Cuando sube a la atmosfera al interaccionar con la nube produce un efecto de calentamiento en la nube, haciendo que la nube se comprima o se evapore y la calidad de la lluvia cambie, esta última se vuelve más fina, ya no cae la misma cantidad y se altera el ciclo hidrológico de la Tierra.  He ahí la importancia de regular  para mitigar y prevenir incendios. Hoy en día la humanidad ha consumido el equivalente a 2 tierras y media…el tiempo se nos está pasando.

Las emisones de los incendios trascienden a nivel global  produciendo gases de efecto invernadero y partículas de aerosoles como: CO2, CO, óxido de nitrógeno (NOx), compuestos orgánicos volátiles y semi-volátiles (VOC y SVOC), material particulado (PM), amoniaco (NH3), dióxido de azufre (SO2) y CH4. Por su parte, Nicole Gordon, del Centro de Tal, ha señalado que el Mercurio armosférico puede caer o precipitar despuès de un incendio, entra a cuerpos de agua y se convierte en metil-mercurio, compuesto neurotóxico.

Asimismo, la experta Xóchitl Cruz, puntualiza que los aerosoles que se liberan del punto de origen de un incendio, viajan por acción del viento y aunque los humanos y otros seres vivos estén muy lejos de este punto de origen, irremediablemente los respiran.

 

Polìtica de reducción de emisiones

Monitorear las emisiones de los incendios forestales y urbanos así como su contribución al total nacional permitirá apoyar la toma de decisiones de la polìtica de reducción de emisiones.

La Mtra. Cruz subraya que el problema del efecto invernadero es que por la combustión excesiva para generar energía la humanidad ha aumentado la concentración de CO2, que permanece en la tropósfera y tiene una vida media muy larga.  Si no paramos de producirlo, la temperatura va a seguir creciendo, por eso debe ser un compromiso para todas la naciones.

La Ciudad de México y su  corona regional, formada por el Estado de México, Hidalgo, Morelos, Puebla y Tlaxcala, con una superficie de 86,720 km2; ha sido monitoreada por décadas tomando en cuenta la calidad del aire, causado principlamente por la emisiones de combustibles fósiles y por los incedios forestales.

En los años 2005, 2009 y 2013 la mayor cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero en la corona regional, fue la más alta, siendo los estado de Morelos, Puebla y Estado de México los que más cantidad de emisones  generaron y provocaron el 11 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero y de carbono negro para el país.

Los incendios urbanos se caracterizan por ser actos donde una ignición incidental se expande, no se controla y ocurre, específicamente, dentro de una edificación o infraestructura, como torres o plantas industriales que están una zona densamente poblada. No consideran los incendios forestales, ni de pastizales ni en terrenos baldíos.

Dichos incendios urbanos no poseen un registro exhaustivo por parte de alguna autoridad gubernamental ––a diferencia de la CONAFOR—para monitorear su impacto en el ambiente y en la economía. Se presume que se generan alrededor de 4 mil incendios al año en zonas urbanas en el territorio nacional. Sólo por mencioanr algunos se dan por causa de la pirotecnia, por colisionamiento entre vehículos o por la explosión en las industrias, los cuales producen gra cantodad de emisiones tóxicas al ambiente.

Una correcta gestón de los incendios  forestales podría evitar alrededor de 14 mil 888 Gg de CO2 al año. En tanto que, éstos como los urbanos, al mitigarse mejorarían la calidad del aire, la conservación de los ecosistemas, la disminuciòn de contaminantes  en el agua y contibuiría a la creación de normas y reglamentos de uso territorial a modo de asignar y mantener los usos de suelo para un desarrollo concreto.

En conclusión la Maestra Xóchitl Cruz advierte que “es elemental cuidar nuestras áreas protegidas, respetar el uso de suelo y mitigar el impacto de los incendios tanto forestales como urbanos. El país no puede seguir participando en firmas y procolos cuando al interior seguimos sobreexplotando nuestros yacimientos petroliferos, alterando el uso de suelo, acabando con la fauna y la flora. Debemos ser conguentes con los compromisos de abatimiento del cambio climático, y con el futuro del planeta que ya está aquí”.

> Hoy en día la humanidad ha consumido el equivalente a 2 tierras y media…el tiempo se nos está pasando.

> Las emisones de los incendios trascienden a nivel global produciendo gases de efecto invernadero y partículas de aerosoles como: CO2, CO, óxido de nitrógeno (NOx), compuestos orgánicos volátiles y semi-volátiles (VOC y SVOC), material particulado (PM), amoniaco (NH3), dióxido de azufre (SO2) y CH4.

> Los incendios generan la degradación del suelo, de los ecosistemas y la deforestación. También la tala se suma, pues la ausencia de vegetación reduce los

> sumideros de CO2. Incentivan el cambio de uso de suelo, dado el crecimiento demográfico, y la distribución de la población.

 


Fuentes

  1. Bulnes, E (2017). Estimación de la emisisones de gases de efecto invernadero y carbono negro por incendios forestales en la corona regional de la Ciudad de Mèxico. (Pág 2-15), Universidad Nacional Autónoma de México, Ciudad de México.
  2. Cruz, X. Villers,L. Gay, C. (2014) Black carbon and organic carbon emissions from wildfires in Mexico. (Pág 165-172), Universidad Nacional Autónoma de México, Ciudad de México.
  3. Cruz, X. Comunicación personal. 2 de agosto de 2017.
image_pdfimage_print
Compartir en:
Evalúa el artículo

dulcenegrete@revistacontraincendio.com

Sin comentarios

Deja un comentario