a
Revista ContraIncendio 2017
HomeP2W (Print to Web)Diez ponderaciones para el sector hotelero

Diez ponderaciones para el sector hotelero

image_pdfimage_print

La importancia de salvar vidas usando sistemas contra incendios en la hotelería.

El ser humano siempre ha tenido la necesidad de desplazarse con fines comerciales e intercambio, por lo que necesitaba alojarse en diversos puntos geográficos. La historia menciona que en un principio se intercambiaba el hospedaje por mercancías; siglos después, en los caminos fueron surgiendo una serie de posadas en las que el viajero podía alojarse junto a sus caballos y comer a cambio de dinero.

Cuando los medios de transporte experimentan una vertiginosa evolución, las personas empiezan a desplazarse masivamente de un lugar a otro y alojarse en establecimientos de acuerdo a sus posibilidades, dando lugar a la creación de una de las industrias más poderosas del mundo. El turismo, mezclado con negocios y entretenimiento, está íntimamente relacionado con la hotelería.

El objetivo de la protección contra incendio en un hotel es proteger tan efectivamente como sea posible a las personas, tanto a las que están a cargo de las operaciones del hotel como los huéspedes en tránsito, así como a la propiedad y continuidad de operaciones y cartera de clientes. Por lo tanto, la inversión en seguridad de vida y fuego (“Fire & Life Safety”) es a largo plazo y debe de ser cuidadosamente planeada para asegurar el éxito de un establecimiento.

Los hoteles representan un riesgo de incendio ocupacional múltiple o mixto, con diferentes áreas de peligro entremezcladas o separadas, clasificadas por la cantidad de personas y la cantidad de combustibles presentes en dichos espacios, con las siguientes características de alto desafío:

  1. Dependiendo en el tamaño, forma y servicios que brinda cada hotel, diferentes soluciones serán apropiadas.
  2. Especial atención para áreas críticas con gran acumulación de personas o áreas con riesgos de incendio de alto desafío, como altura del edificio, compartimentación, cuarto de calderos, lavandería, cocinas, almacenes, talleres de mantenimiento.
  3. Por encima de los códigos y regulaciones, es una responsabilidad moral que los dueños y gerencia del hotel garantice la protección de sus empleados y de sus huéspedes, así como del personal de apoyo al momento de la emergencia.
  4. La población del hotel no sólo debe de ser considerada en términos de cantidad de huéspedes y personal del hotel, debe de incluir a las personas en las áreas de reuniones públicas, salas de conferencias, restaurantes, salones de baile.
  5. Los riesgos a la vida humana y propiedad son agregados, no sólo por la alta concentración de personas sino también por el tipo de construcción del hotel y el tipo y cantidad de acabados, muebles y equipos; aunque estos riesgos pueden ser drásticamente reducidos con la adecuada asesoría profesional especializada.
  6. Las personas que se hospedan en el hotel o atienden los lugares públicos del mismo, no están familiarizados con el diseño del edificio, las vías de evacuación y/o de las señales de alarma que motivan la evacuación. Los huéspedes varían en edades, condiciones físicas y conciencia mental.
  7. Se debe de asumir que los huéspedes la mayor parte del tiempo en el hotel la pasaran dormidos y que las cartillas de instrucciones de seguridad provistas no han sido leídas. Cada uno de estos factores influyen en el momento de la evacuación, aunado al hecho del estrés creado en una emergencia de incendio.
  8. Por último, hay que tener en cuenta la reputación del hotel está directamente relacionada al éxito de sus medidas de prevención. El mínimo evento negativo no deseado puede dañar la buena reputación, la cual es muy difíciles de reestablecer.

La Tabla 1 muestra un resumen de los incendios más grandes de los últimos tiempos, incendios donde se registró la mayor la cantidad de personas que perdieron la vida o resultaron lesionadas en hoteles.

Estas estadísticas reflejan que hay factores comunes en estos casos de estudio que se repiten incendio tras incendio, entre ellas las más importantes son:

  • Cuartos de huéspedes que están por encima de la escalera de rescate más alta del cuerpo de bomberos y/o su capacidad de bombeo de agua
  • Escaleras de escape que no mantienen su hermeticidad, se encuentran abiertas o no están protegidas para resistir el fuego. Algunas fueron obstruidas por almacenamiento indebido o candados de seguridad.
  • Las puertas de los cuartos de huéspedes, travesaños y marcos son hechos de material combustible o no cuentan con la resistencia al fuego adecuada.
  • Las puertas de los cuartos de los huéspedes se encontraban abiertas, sin cierre automático, aumentando los riesgos de propagación del fuego.
  • No contaban con sistema automático de rociadores de agua en todo el hotel.
  • Hotel se promocionaba como construcción a prueba de fuego, sin embrago, contaba con acabados combustibles en los cobertores de las paredes, cortinas, alfombras y muebles.
  • No contaban con un sistema de alarma, no había forma de alertar a los huéspedes de la emergencia.
  • Demora en los tiempos de aviso entre el descubrimiento del fuego y la llamada al cuerpo de bomberos.

El requisito más importantes en la protección contra incendio de un hotel es asegurar un grado por encima de lo razonable de protección a la vida humana, para lo cual primero debemos proteger la propiedad a fin de que permita una adecuada detección, notificación, evacuación y supresión del incendio a tiempo, de tal manera que las personas evacuen el edificio antes de que las condiciones de vida o sustentación de la vida en el ambiente empeoren o resulten intolerables para el ser humano.

Por: Juan A. Olivari

image_pdfimage_print
Compartir en:
Evalúa el artículo

lectores@revistacontraincendio.com

Sin comentarios

Deja un comentario